Google+

24 may. 2012

Una nota mas sobre Strangeland


Cuando conocimos de la existencia de Keane allá por el 2004, su álbum debutHopes and Fears nos causó una impresión indescriptible. Un grupo sin guitarras, aparentemente inofensivo pero con una pasmosa facilidad para la melodía épica y para la emoción contenida. Somewhere only we know y Everybody’s changing se convirtieron rápidamente en himnos imprescindibles para toda una generación. Las asociaciones a grupos como Coldplay o Travis eran inevitables.

Su segundo y tercer álbum lejos de consagrarles en las altas esferas del britpop generaron dudas en público y crítica. Se había perdido la brillantez en las melodías a costa de la incursión en otros géneros. Y cuando nadie parecía acordarse de ellos llega Strangeland y con él la vuelta a los orígenes. ¿Retroceso o reafirmación? Si hubiéramos hecho una encuesta a sus fans preguntando a qué álbum anterior preferían que se pareciese este cuarto LP, seguramente un alto porcentaje hubiera apuntado en la línea de un Hopes and Fears v2.0

Silenced by the night ha servido como adelanto del disco y no ha hecho si no ratificar que la vuelta al sonido que les dio el éxito es todo un hecho. Un primer single notable pero sin la pegada de temas de antaño. Strangeland (en su versión deluxe) está compuesto por 16 cortes y una vez degustado y escudriñado nos deja un poso de complaciente coherencia. Como contrapartida, cuesta ver identidad propia a cada uno de los temas. Disconnected, segundo sencillo del disco, incorpora retazos de brillante innovación y un vídeo efectista rodado en España (dirección de JA Bayona y participación de Leticia Dolera).

Dependiendo de la receptividad con la que se escuche veremos saciadas en mayor o menor medida las expectativas que hubiéramos depositado. Desgraciadamente no encontramos momentos de épica, ni excesiva originalidad en las melodías. Mención aparte merece el tema incluido como b-side en su primer single, Myth hace albergar esperanzas de cara a futuras entregas. La última parte de esta canción contiene toda la emoción que demandábamos para el disco y que no hemos acabado de encontrar. ¿Volverá la inspiración a las tierras extrañas?

Lo mejor: Silenced by the night, In your own time y Myth.